ENVÍOS GRATIS A BARCELONA Y MADRID

Las 6 mejores maneras de ahorrar energía y dinero en tu aire acondicionado durante el verano

El verano ofrece la oportunidad de llevar adelante actividades emocionantes y divertidas al aire libre. Incluye fiestas en la piscina, juegos y comidas en el patio trasero, alguna lectura interesante y mucho más. Sin embargo, una cosa que no es tan buena de esta temporada es el calor abrasador. Por ello, puede ser tentador quedarse en casa durante los calurosos días de verano.

Pero quedarse dentro de una casa con aire acondicionado significa un gran consumo extra de energía y la consecuente suba en tu factura de luz.

Casi la mitad de la factura eléctrica media se gasta en enfriar los ambientes de tu hogar. También es uno de los mayores consumidores de energía de tu casa.

Afortunadamente, hay muchas maneras de ayudar a que tu aire acondicionado funcione mejor y ahorre dinero durante los meses de verano. Para que te hagas una idea, aquí tienes seis maneras rentables de ahorrar energía y dinero en tu aire acondicionado durante esta temporada.

 

AHORRO DE ENERGIA AIRE ACONDICIONADO

 

1. Utiliza un termostato inteligente

Adquirir termostato inteligente es una excelente forma de reducir tus costes de calefacción y refrigeración durante el verano. Este dispositivo de alta calidad puede ayudar a regular su sistema de refrigeración y ahorrar dinero. También permite ajustar su configuración automáticamente mediante una aplicación en tu dispositivo móvil.

La buena noticia es que de este modo, puedes reducir tu factura de refrigeración en un 10% aproximadamente.

 

2. Aísla y sella puertas y ventanas

 Aislar tu casa adecuadamente es una gran manera de reducir el calor que puede pasar a través de las paredes. Ayuda a  mantener tu ambiente fresco durante el verano y cálido durante el invierno. En caso de contar con un ático, aislar el ático definitivamente ayuda a evitar que el sol caliente la habitación hasta alcanzar temperaturas de horno.

Aislar el ático ayudará a evitar que el calor almacenado se extienda por toda la casa. Hacerlo puede ayudarte a ahorrar hasta un 40% en tu factura de luz. La opción más práctica y rentable es instalar un aislamiento de celulosa por soplado.

Otra buena manera de ayudar a mantener la casa fresca durante el verano es realizando un  sellado de puertas y ventanas. Es esencial sellar los huecos alrededor de ventanas y puertas para evitar que se escape el aire, ya que es una de las causas de la pérdida de energía. Los burletes son una buena solución para ayudar a reducir su consumo de energía en aproximadamente un 10 por ciento.

 

 Resultado del aislamiento de ático

 3. Sombrea las ventanas

La luz solar directa que entra por las ventanas calienta tu casa y puede aumentar la temperatura de una habitación en más de 10 º C. Si  tienes tu equipo de aire encendido, la luz solar directa hará  que tu sistema de aire acondicionado trabaje más para enfriar el ambiente. Por lo tanto, incorporar persianas, cortinas enrollables y cortinas en las ventanas ayuda a reducir el impacto del calor solar.

Cerrar las persianas o cortinas de las ventanas que dan a la luz solar directa es la mejor manera de mantener el ambiente fresco. Es lo más recomendable si es que estás todo el día fuera de tu casa.l día. Si estás en casa, puedes cerrar las cortinas de las ventanas que dan al este por la mañana. Puedes abrirlas por la tarde y cerrar las que están orientadas al oeste.

 

4. Utiliza un ventilador de techo

El uso de un ventilador de techo es una forma rentable de hacer que tu espacio se sienta hasta 10 grados más fresco. Este artefacto utiliza sólo un 10 por ciento de la energía que consume una unidad central de aire acondicionado. También te permite aumentar el ajuste de tu termostato inteligente hasta 4 grados centígrados sin reducir el confort pero sí reduciendo los costos.

Un ventilador de techo ayuda a que el aire circule eficazmente en la habitación creando una corriente de aire en toda la zona. De esta sencilla manera, logras que tu espacio sea más confortable.

 

5. Evita la acumulación de calor durante el día

En verano debes evitar las actividades que puedan generar mucho calor dentro de la casa, especialmente durante el día. Esto incluye el uso del lavavajillas o de la secadora de ropa y, de ser posible, la preparación de comidas en el horno tradicional.

En su lugar, puedes calentar la comida en el microondas o preparar ensaladas crudas, colgar la ropa en un tendedero y lavar los platos a mano y dejarlos secar al aire. O, intentar hacerlo durante la noche, cuando las temperaturas hayan bajado. El uso de un extractor de aire tanto en la cocina como en el baño también ayudará a eliminar el exceso de calor y humedad.

 

6. Realiza un mantenimiento regular de tu sistema de climatización

A veces, no basta con instalar un termostato programable y utilizar una unidad de aire acondicionado de bajo consumo. Si no cuidas adecuadamente el aparato, no se  reducirán los costes energéticos de tus facturas de luz. Los filtros de aire acondicionado sucios pueden bloquear el flujo de aire, lo que hace que la unidad trabaje más para enfriar tu casa durante el verano.

Limpiar regularmente tu sistema de aire acondicionado y sustituir sus filtros una vez al mes puede ayudar a reducir tu consumo de energía entre un 5 y un 15 por ciento. Para tu sistema central de refrigeración, asegúrate de que el suelo no esté bloqueado con polvo o muebles. Los serpentines del evaporador y del condensador también deben estar libres de residuos y suciedad para que funcionen con la máxima eficiencia.

 

 Conclusión

El funcionamiento de tu sistema de climatización en verano puede aumentar considerablemente tu factura de electricidad. Pero hay seis maneras de ahorrar energía y dinero en tu aire acondicionado durante el verano. Puedes  llevar a cabo las formas rentables enumeradas anteriormente para ayudar a que tu aire acondicionado funcione mejor mientras ahorra energía a medida que avanzan los meses calurosos del verano español.

 

Dejar un comentario