ENVÍOS GRATIS A BARCELONA Y MADRID

Ventajas de tener una caldera

El otoño está aquí y, si estás buscando un nuevo sistema de calefacción para tu hogar u oficina, una caldera es una excelente opción. Las ventajas de tener una caldera son múltiples y las mencionaremos en el artículo de hoy.

Para comenzar, existen dos tipos de calderas domésticas: las calderas duales y las calderas simples.

La caldera dual cubre dos necesidades: calefacción por radiadores o suelo radiante, y agua caliente sanitaria (ACS) para baños y grifos de toda la casa. Una caldera dual opera de manera simultánea en todas sus funciones.

La caldera simple solamente brinda calefacción por radiadores o suelo radiante. No ofrece ACS.

 

sistema de calefacción

 

Eficiencia de una caldera: tema crucial

La eficiencia de una caldera central se mide por la eficiencia anual de utilización del combustible. Todas las calderas del mercado exhiben su eficiencia en algún lugar de su exterior para que los consumidores como tú puedan comparar las eficiencias de calefacción entre distintos modelos. De esta manera, puedes evaluar la eficiencia del equipo para convertir la energía del combustible en calor en el transcurso de un año normal.

En concreto, si nos referimos a la eficiencia de una caldera a gas y decimos que fue de 90%, significa que el 90% de la energía del combustible se convierte en calor para el hogar y el otro 10% se escapa por la chimenea.

Sin embargo, si hablamos de una caldera totalmente eléctrica que no tiene pérdidas por la chimenea, los valores serán muy distintos. El índice de efectividad de una caldera eléctrica está entre el 95% y el 100%.

Empero, cuando los artefactos están ubicados en el exterior de la vivienda, los valores son más bajos porque la caldera sufre una mayor pérdida de calor por la estructura.

Ahora, a pesar de su alta eficiencia, el actual alto coste de la electricidad en España hace que las calderas totalmente eléctricas sean una opción poco rentable.

 

¿Cómo funciona una caldera? Brevísimo resumen.

Un sistema de caldera utiliza agua caliente para mantener el hogar caliente y, en el caso de las calderas duales, el sistema de ACS funcionando. 

Para la calefacción, se instala una serie de tubos en el subsuelo de cada habitación de la casa, en ocasiones con elementos terminales como radiadores. Durante el funcionamiento, el sistema de caldera hace pasar el agua por un intercambiador de calor para calentarla. A continuación, el agua caliente se bombea por toda la casa mediante la red de tuberías del suelo. A medida que el agua caliente fluye por las tuberías del subsuelo, el calor que desprende se irradia a través de los elementos del radiador y hacia la habitación.

Para el ACS, el agua caliente de la caldera fluye por las cañerías hacia los múltiples grifos de la casa.

Es necesario un termostato para graduar las temperaturas de calefacción, por un lado, y de ACS (en el caso de calderas duales), por el otro.

 

como funciona una caldera

 

5 Ventajas de tener una caldera

Hay una amplia gama de diferentes ventajas que te ofrece una caldera. Si bien existen otras formas para calefaccionar tu hogar, un sistema de caldera dual es, sin duda, una de las mejores opciones.

  • Una caldera dual brinda dos cosas a la vez: calefacción y ACS. Es decir, con un solo artefacto cubres todas tus necesidades. Es súper eficiente. ¡Eso es genial!
  • Una caldera es mucho más eficiente energéticamente que los sistemas estándar de aire forzado. Esto se debe a que el agua es mejor conductor térmico que el aire; se calienta más rápido y retiene el calor durante más tiempo.
  • Los sistemas de caldera también calientan las casas de forma mucho más uniforme y confortable. Cuando el aire caliente entra en una habitación, sube hasta el techo y se hunde al enfriarse. Los sistemas de caldera utilizan la calefacción radiante para mantener todo el calor cerca del suelo de la habitación. Esto te proporcionará un confort sin igual.
  • Una caldera moderna ocupa muy poco espacio y se la puede esconder   fácilmente en el baño, la cocina o, incluso, la terraza.
  • Las calderas de hoy están bien adaptadas a los tipos de energía que priman en la actualidad: gas y electricidad. Aunque también existen calderas alimentadas a pellets de biomasa, gasóleo y leña.

 

Conclusión

 

 Contar con una caldera en casa es una muy buena idea. Ahora, contar con una caldera dual, es una jugada maestra. Las ventajas de tener una caldera son prácticamente insuperables. Por ello, te recomendamos investigar el tema antes de decidir la compra de tu nuevo sistema de calefacción….. ¡y ACS!

Dejar un comentario